Etiquetas

Abu Dhabi (3) Acre (1) aeropuerto de Tel Aviv (1) África (1) Akko (2) alojamiento (22) Amelie (1) América del Norte (2) América del Sur (1) Amsterdam (1) arquitectura (1) Asia (2) Atenas (1) avión (1) Avis (1) Barcelona (2) Bélgica (2) Berlín (5) Bhutan (1) Bokor (1) Brasil (1) Brujas (1) brunch (1) Bruselas (10) Cádiz (2) Camboya (1) Cantabria (1) Chile (1) China (10) ciudades (32) ciudades creativas (20) compras (4) Cornualles (1) Cornwall (1) cosas (14) Cuba (4) cultura (8) Dar es Salaam (1) Doha (2) Emiratos Árabes (2) España (8) Estados Unidos (3) Estocolmo (1) Europa (11) formentera (7) Francia (2) Galicia (1) gastronomía (5) Gijón (5) Granada (3) Grecia (2) Haifa (1) Hawai (4) historia (1) Hong Kong (1) Iberia (1) India (1) Inglaterra (2) islas (1) Islas griegas (1) Israel (8) Italia (3) Japón (4) Jerusalén (2) Jordania (1) Kampot (1) Laos (3) le loir dans le théière (1) Leeds (1) Londres (2) Los Ángeles (1) Madrid (3) Málaga (1) Maldivas (1) Manhattan (1) Mar Muerto (2) Masada (2) Mascate (1) Me Gusta Volar (1) Méjico (1) México (1) Milán (1) monumentos (1) Moscú (6) motivos para viajar (2) Mozambique (1) Museo del Louvre (1) museos (5) Noruega (6) Nueva York (10) Omán (1) Oriente Medio (2) Oslo (1) París (6) Pekín (1) Perú (2) preparativos (1) Qatar (2) Reino Unido (2) restaurantes (1) Safed (3) San Diego (2) San Francisco (3) San Juan de Acre (1) sicilia (1) Siete maravillas del mundo moderno (1) Sol y playa (3) Suazilandia (1) Sudáfrica (4) Suecia (2) Sur de California (2) Tailandia (3) Tanzania (8) Tarragona (1) Tel Aviv (2) Toscana (1) transporte (4) trucos para ahorrar (1) Turismo Solidario (1) Turquía (1) US Airways (1) viajar (1) viajes (2) Viajes y cosas de los AMIGOS de M (6) Viena (1) visitas (1) volar (1) vuelos (3) Yemen (1) Zanzíbar (2) Zefat (1)

Bruselas 2012. Mis 72 horas en actividades varias

Como conté en su día, en 2012 me escapé un fin de semana largo a Bélgica. Mi base de operaciones fue Bruselas pero también tuvimos ocasión de realizar una incursión en Brujas.

A continuación, quiero dejar constancia de (casi) todo lo que hice a lo largo de esas 72 horas. No digo que sean modelo para nadie, ya que hay que tener en cuenta dos peculiaridades importantes de mi viaje: a) que no era mi primera vez y b) que iba motivada por visitar a mi primo y no por el típico plan de turista. Prueba de ello es que (c) me alojé en un (divino) barrio residencial algo retirado del meollo turístico, en lugar de en un hotel céntrico. Además, los horarios fueron algo relajados. Vamos, ¡que mi rollo era otro!

Dicho esto, creo que se pueden extraer interesantes cosas que hacer de mi agenda en ese viaje, así que ahí van:


Viernes

Mañana

Nos levantamos a las ¡11.30! Tras desayunar en un Le Pain Quotidien cercano a casa, damos un paseo a pie por el bohemio barrio de Ixelles, repleto de tiendas de diseño y tendencias. 
Visitamos la joyita que es la Casa Horta, muy recomendable. Inconveniente: que no se permite tomar fotos.
Cogemos el metro desde la estación de Horta hasta la de Bourse. Al salir, topamos con el imponente edificio de la Bolsa




Visitamos la iglesia de San Nicolás y descubrimos su curiosa nave curvilínea. 
A continuación, llegamos por fin a la Grand Place. Paramos en la oficina de turismo y compramos un mapa, que nos resultará muy útil para encarar la... 

...Tarde

Paseamos tranquilamente hasta llegar a Saint-Gilles, uno de los 19 municipios de la región de Bruselas. Ahí tomamos contacto por primera vez con los cómics en paredes de edificios, tras lo cual hacemos una parada para tomar un delicioso café con tarta y reponer fuerzas. Con energía renovada, es el momento de caminar hasta Sablón. Mala suerte: nos encontramos con la iglesia cerrada (atención, su horario es hasta las 18.30h), así que nos quedamos sin disfrutar de sus increíbles vidrieras (aunque conseguimos verlas más adelante). Algo cansadas, cogemos el tranvía 92 hasta la parada Ma Campagne (cerca de casa). Esa noche tenemos cena y conviene reposar un poquito.

Noche

A las 22h tenemos una cita en Chez Leon, el paraíso de los mejillones, ¡uno de mis platos favoritos del mundo mundial! Para llegar, accedemos por las Galeries Saint-Hubert (del rey y la reina). El restaurante está a un tiro de piedra de la Grand Place. 


Yo me pido las moules poulette, muy recomendables, aunque me parece un plato algo caro (sale a 30€ por cabeza). Eso sí, te quedas más que saciado.
Al salir paseamos un poco por los alrededores. Hacemos la foto de rigor en el Manneken Pis y de ahí nos llevan a tomar una copa al Bar Fontainas. Recomendable a pesar de que el coctel, servido en una copa de lo más coqueta, es en verdad pequeño para los 6 euros que cobran. Catalogado como local de ambiente, yo me quedo fascinada mirando la decoración, que me parece genial. Está en la Rue du Marche au Chabron, 91.

Sábado 
Tarde

13.20 Salimos hacia Brujas en coche. Accedemos a través de una atractiva arteria comercial, repleta de tiendas de chocolate y encajes.
Empezamos una ruta a pie por la ciudad. Intentamos visitar el campanario Beffroi pero está cerrado (a las 16h chapa). Se encuentra situado en la Grand Place de la ciudad. De ahí entramos en la iglesia de la preciosa sangre. Es una visita rápida... y gratuita. La iglesia se encuentra ubicada en una plaza con mucho encanto, donde destaca un edificio con una fachada de pan de oro y otro con prolijas esculturas. Por cierto, en ese momento, recuerdo que por fin el Sol se dejó ver.
A continuación, ¡un poco de aventura! Nos montamos en un barco para hacer una excursión de 30 minutos por los canales. Eso no hay que perdérselo.


Al bajar, nos metemos en un bar junto al muelle y nos zampamos un chocolate bien caliente, que nos sienta fenomenal, a cambio de 3 euros.
Aprovechamos lo poco que queda de luz para pasear hasta la Catedral. Es un recorrido de postal, ¡imprescindible! Recuerdo ese momento cruzando un puente de piedra entre helechos y me siento como la protagonista de un cuento.
A las 19h regresamos a Bruselas, con llegada a las 20.15. Vemos la llamativa cúpula de la Basílica iluminada de un lila intenso. ¡Es impactante!
¿Un consejo?: cenar en alguno de los restaurantes divinos, románticos y elegantes que se pueden encontrar en Brujas.
Domingo
Mañana

10.15 salimos de casa. Toca ruta de mercados, todo a pie.
Primero visitamos el de Sant Gilles (pequeño, de fruta y verdura). Se encuentra en el distrito del mismo nombre. 
De camino a Midi, donde visitamos el siguiente mercado, entramos  en el bar Potemkin (un antiguo cine), así como en la casa del pueblo (otra cafetería muy interesante).
En la Comuna de Anderlecht se encuentra el mercado de Midi.  Es muy grande. Los vendedores son mayoritariamente marroquíes y merendamos té con m,semen, delicioso y barato (18 euros para 4 pax). Muy recomendable. En ese lugar es típico comprar porciones enooormes de queso feta, además de plantas, fruta y verdura. Me cuentan que es tradición comprar el árbol de Navidad ahí.
Seguimos nuestra ruta a pie hacia el mercado de las pulgas (distrito Marolles). Interesante. Se pueden encontrar los mil y un cachivaches.

Tarde

Continuamos caminando por Maroilles. Paramos en el restaurante Leffe para beber lo típico: ¡cerveza! La mía, de frambuesa, es prescindible (por cara).
De distrito en distrito y tiro porque me toca. Es el turno de Sablon(barrio denominado Bobo), repleto de anticuarios y galerias de arte. Paramos en la tienda sinónimo del paraíso del chocolate (Marcolini) y en la del cómic (Comic's café). 
Hoy sí, logramos entrar en la basílica nuestra señora de Sablon. Es gratis...y también muy recomendable. Las vidrieras del interior son simplemente increíbles. En los 15 minutos que pasamos dentro, ¡me vuelvo loca haciendo fotos! 



Al salir, andamos unos metros hasta el mirador de la plaza Poelaert, desde donde tomamos el tranvía 92 hasta casa: la parada Ma campagne (barrio Ixelles).

Et c'est fini!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado lo que has leído, por favor, ¡comenta! Me hace ilusión saber si hay alguien ahí y qué piensa. ¡Gracias!