Etiquetas

Abu Dhabi (3) Acre (1) aeropuerto de Tel Aviv (1) África (1) Akko (2) alojamiento (22) Amelie (1) América del Norte (2) América del Sur (1) Amsterdam (1) arquitectura (1) Asia (2) Atenas (1) avión (1) Avis (1) Barcelona (2) Bélgica (2) Berlín (5) Bhutan (1) Bokor (1) Brasil (1) Brujas (1) brunch (1) Bruselas (10) Cádiz (2) Camboya (1) Cantabria (1) Chile (1) China (10) ciudades (32) ciudades creativas (20) compras (4) Cornualles (1) Cornwall (1) cosas (14) Cuba (4) cultura (8) Dar es Salaam (1) Doha (2) Emiratos Árabes (2) España (8) Estados Unidos (3) Estocolmo (1) Europa (11) formentera (7) Francia (2) Galicia (1) gastronomía (5) Gijón (5) Granada (3) Grecia (2) Haifa (1) Hawai (4) historia (1) Hong Kong (1) Iberia (1) India (1) Inglaterra (2) islas (1) Islas griegas (1) Israel (8) Italia (3) Japón (4) Jerusalén (2) Jordania (1) Kampot (1) Laos (3) le loir dans le théière (1) Leeds (1) Londres (2) Los Ángeles (1) Madrid (3) Málaga (1) Maldivas (1) Manhattan (1) Mar Muerto (2) Masada (2) Mascate (1) Me Gusta Volar (1) Méjico (1) México (1) Milán (1) monumentos (1) Moscú (6) motivos para viajar (2) Mozambique (1) Museo del Louvre (1) museos (5) Noruega (6) Nueva York (10) Omán (1) Oriente Medio (2) Oslo (1) París (6) Pekín (1) Perú (2) preparativos (1) Qatar (2) Reino Unido (2) restaurantes (1) Safed (3) San Diego (2) San Francisco (3) San Juan de Acre (1) sicilia (1) Siete maravillas del mundo moderno (1) Sol y playa (3) Suazilandia (1) Sudáfrica (4) Suecia (2) Sur de California (2) Tailandia (3) Tanzania (8) Tarragona (1) Tel Aviv (2) Toscana (1) transporte (4) trucos para ahorrar (1) Turismo Solidario (1) Turquía (1) US Airways (1) viajar (1) viajes (2) Viajes y cosas de los AMIGOS de M (6) Viena (1) visitas (1) volar (1) vuelos (3) Yemen (1) Zanzíbar (2) Zefat (1)

Viajes solidarios

Si te dijera que por 5 euros puedes ganar un fin de semana en Berlín para dos, ¿qué me dirías?

Con esta frase fácil, puro y descarado gancho, abordo estos días a amigos y conocidos incitándolos a la compra de unos boletos para un sorteo. Esta casual labor comercial se debe a que unos amigos que quiero y admiro están montando un evento muy bonito, un Carnaval Solidario y mi granito de arena consiste en recaudar fondos a través de las papeletas de la buena fortuna (el premio, como no, es un viaje). La iniciativa/evento, con puesta de largo el próximo 9 de febrero en el Hotel Valparaíso de Palma, se puede conocer aquí y me ha servido de inspiración para hablar sobre un tema cada vez más en auge: el de los viajes solidarios.

CONOCIENDO A TRIP DROP

¿Has oído hablar de Trip Drop?- me dijo un día mi compañera Neus.

Noooo- le dije intrigada.

Así es como me presentaron a Trip Drop, quienes tienen claro lo que son y se definen así:

Trip-drop es el puente que busca conectar al viajero con una experiencia distinta de viaje: tener la oportunidad de vivir el lugar desde el contacto con su gente. Para ello publicamos las NECESIDADES y DIRECCIONES de lugares como colegios, orfanatos y ONG en todo el mundo.

Si viajas a alguno de los lugares proporcionados por la web, puedes llevarles exactamente lo que necesitan. Del mismo modo, si durante tu viaje detectas alguna necesidad que otros viajeros podrían cubrir, ¡envíanos la información!

Bonito y útil, ¿verdad? Porque todos queremos ayudar pero, muchas veces, no sabemos cómo.

MI EXPERIENCIA: MOZAMBIQUE


Esa fue la sensación que tuvimos durante nuestro incursión, años atrás, en Mozambique. Madre mía, ¡qué país tan pobre! Y uno no dejaba de pensar: ¿y cómo puedo ayudar? Después de mucho observar sus rutinas, tanto allí como en Suazilandia y otras tantas paradas de la ruta, llegamos a una conclusión: que lo que necesitaban eran bicis para evitar recorrer esas grandes distancias a pie y paliar la constante peregrinación. Un melancólico flujo de seres pareciendo dirigirse a ninguna parte. Sin embargo, esa fue nuestra conclusión casera, ¿acaso válida? Y ahí es donde entra en juego Trip-drop, echándote una mano para ver si tu ayuda es lo que realmente los destinatarios esperan y necesitan.


UN CASO CONCRETO: BAMBA PROJECT

Cada vez son más los amigos que le dan un giro nuevo a sus escapadas. Eugenia, María José o Alfonso son nombres que acumulan experiencias viajeras en universos lejanos que se visten de generosidad. Dos de ellos han seguido los pasos hasta África de www.bambaproject.org, una ONGD con sede en mi ciudad cuyo objetivo es "erradicar la pobreza en el poblado de Kabarnet (Kenya) a través de proyectos de desarrollo como el fomento del turismo sostenible, apadrinamiento de niños huérfanos y la realización de talleres audiovisuales y de uso de nuevas tecnologías". En definitiva, gente con cara y ojos que ha volcado su alma en ayudar a Kenia. La realización de un sueño que transforma a quién lo toca, pues he visto como estos amigos han vuelto sincera y profundamente marcados por sus vivencias. Y yo no puedo más que aplaudirles por ello.

Porque viajar no es sólo empaquetar, volar, comer, visitar y dormir. Porque hay viajes en los que un pedazo de ti cambia el mundo. Es lo que llaman turismo responsable, ¿no?



Sitios donde relajarse


Quien piense como yo que leer sobre viajes ayuda a evadirse, ¡que levante la mano!


Recientemente, descubrí un texto con el que me identifiqué plenamente y que me hizo reflexionar. Decía así:



El estilo de vida de muchos de nosotros se puede resumir como una combinación entre sedentarismo (horas en la misma postura, normalmente agarrotados delante de un ordenador) e hiperactividad mental (múltiples tareas al mismo tiempo, sobre-información a través de la televisión y de Internet)...una bomba de relojería para nuestra salud física y mental.


En definitiva, la moraleja es que somos mentes inquietas y cuerpos cansados. ¿Verdad que es cierto?. Movida por el firme propósito de ponerle remedio, busqué grabaciones online de relajaciones guiadas y me acabé descargando un podcast con un título de lo más sugerente: amanecer en la playa. 

Como suele ser habitual, en ella el locutor te susurra que te visualices en un lugar plácido y tranquilo. Este podcast es aun más explícito, pues te anima a que te dibujes en una playa. Total, que de manera inconsciente y a pesar de vivir a una breve carrera en coche de las mejores playas del Mediterráneo, cada vez que le doy al play me sorprendo teniendo un flashback y trasportándome de nuevo a las playas de dos lugares muy concretos: Hawai y Cayo Levisa (en la foto).

Desde aquí, te invito a que pongas tu mente en blanco y le pidas que te lleve a un lugar que simbolice la paz y el bienestar para ti. 

¿A dónde has volado tú?

Y ahora toca redactar

Viaje acabado.
Viaje reposado.
Toca ponerse a cocinar el relato de mi periplo por China.

En todas mis escapadas, siempre me acompaña una libreta a modo de diario de viaje. En ella voy anotando lo que hago, cómo lo hago, lo que siento y cuánto cuesta todo lo anterior. A mi regreso, cuando encuentro la inspiración, lo vacío todo en un documento word y voilà, devuelvo al universo virtual el favor previamente recibido.

En los preparativos de mis viajes largos, nunca falta una fase de consulta a los relatos de viaje publicados en internet. Desde hace ya varios años, soy fiel a portales como www.viatgeaddictes.com y a su amplio catálogo, que cubre rutas por los cinco continentes. 

Una vez que tengo el billete en la mano y el número de días de estancia calculados, buceo en los escritos de otros viajeros, preferiblemente en aquellos con una duración y época del año similar a la mía (por eso de que el clima sea parecido al que me voy a encontrar).



En mi reciente viaje a China y como manda la tradición, he porteado mi libreta durante 18 días (y 18 noches). Aunque esta vez le he sido infiel, ya que a momentos la he dejado de lado y he plasmado mis pasos en la aplicación "notas" de mi iphone. Ya veremos qué tal. Pronto sabré si me quedo con el soporte de siempre en papel o si definitivamente lo abandono y me marcho con la versión digital. 

Me pongo manos a la obra con el relato pues.

Propósitos viajeros 2013

El otro día leía que, a pesar de que las cifras de turismo caen en picado para muchas modalidades de desplazamiento, en lo que se refiere a las visitas a familiares y amigos, los números suben como la espuma. 

No me extraña. En los tiempos que corren suponen una alternativa perfecta, más cercana al trueque que al consumismo. A mí siempre me ha parecido LA excusa para montarme en un avión, siendo claros ejemplos mis viajes a Abu Dhabi (mi amiga Olga), Hawai (mi amiga Sandra) o México (mi amiga María), entre otros.

Pues bien. México lindo y querido, ¿sabes que quiero revisitarte este 2013? Y todo porque mi amiga del alma Antonia empaquetó su vida por amor y se nos fue para allá hace unos meses. Así que, por tal motivo, Estados Unidos Mexicanos (como oficialmente se os conoce) habéis pasado a engrosar mi lista de propósitos viajeros para los siguientes 365 días.

Leyendo el boletín de Conde Nast Traveller al que estoy suscrita (y que recomiendo encarecidamente) veo que destacan hoteles en los que "querrás hacer check in en 2013". Entre ellos, ha llamado mi atención uno en Baja California que tiene una pinta estupenda: el Endémico Resguardo Silvestre. Calificado como hotel-rareza, su arquitectura de cabañas colgadas sobre el valle de Guadalupe creo que encajaría muy bien conmigo, sí señor. Yo me lo apunto por si acaso.

Con su estampa grabada en mi mente y soñando con quizá visitarlo durante próximas aventuras, me despido satisfecha.