Etiquetas

Abu Dhabi (3) Acre (1) aeropuerto de Tel Aviv (1) África (1) Akko (2) alojamiento (22) Amelie (1) América del Norte (2) América del Sur (1) Amsterdam (1) arquitectura (1) Asia (2) Atenas (1) avión (1) Avis (1) Barcelona (2) Bélgica (2) Berlín (5) Bhutan (1) Bokor (1) Brasil (1) Brujas (1) brunch (1) Bruselas (10) Cádiz (2) Camboya (1) Cantabria (1) Chile (1) China (10) ciudades (32) ciudades creativas (20) compras (4) Cornualles (1) Cornwall (1) cosas (14) Cuba (4) cultura (8) Dar es Salaam (1) Doha (2) Emiratos Árabes (2) España (8) Estados Unidos (3) Estocolmo (1) Europa (11) formentera (7) Francia (2) Galicia (1) gastronomía (5) Gijón (5) Granada (3) Grecia (2) Haifa (1) Hawai (4) historia (1) Hong Kong (1) Iberia (1) India (1) Inglaterra (2) islas (1) Islas griegas (1) Israel (8) Italia (3) Japón (4) Jerusalén (2) Jordania (1) Kampot (1) Laos (3) le loir dans le théière (1) Leeds (1) Londres (2) Los Ángeles (1) Madrid (3) Málaga (1) Maldivas (1) Manhattan (1) Mar Muerto (2) Masada (2) Mascate (1) Me Gusta Volar (1) Méjico (1) México (1) Milán (1) monumentos (1) Moscú (6) motivos para viajar (2) Mozambique (1) Museo del Louvre (1) museos (5) Noruega (6) Nueva York (10) Omán (1) Oriente Medio (2) Oslo (1) París (6) Pekín (1) Perú (2) preparativos (1) Qatar (2) Reino Unido (2) restaurantes (1) Safed (3) San Diego (2) San Francisco (3) San Juan de Acre (1) sicilia (1) Siete maravillas del mundo moderno (1) Sol y playa (3) Suazilandia (1) Sudáfrica (4) Suecia (2) Sur de California (2) Tailandia (3) Tanzania (8) Tarragona (1) Tel Aviv (2) Toscana (1) transporte (4) trucos para ahorrar (1) Turismo Solidario (1) Turquía (1) US Airways (1) viajar (1) viajes (2) Viajes y cosas de los AMIGOS de M (6) Viena (1) visitas (1) volar (1) vuelos (3) Yemen (1) Zanzíbar (2) Zefat (1)

El placer de un vuelo barato a Doha

¿Cómo volamos hasta Doha?

Fue mi querido compañero de viaje O. quien tropezó en Internet con nuestros vuelos a Doha. Los reservamos, en mi caso con dos meses de antelación, a través del portal budgetair.es, cuya existencia desconocía y que funcionó a la perfección. Considero que el billete nos salió por un muy buen precio, realmente barato: 338,45 euros.

A eso hubo que sumarle el inevitable salto para los insulares, el PMI- MAD-PMI, que reservé por internet directamente en la página de Ryanair y que me salió por 102 euros (maleta de 15 kilos incluída).

Sí, el vuelo con Iberia de Madrid a Doha nos costó bastante barato. La pregunta del millón es: ¿era directo? Obviamente, ¡no! La contrapartida a tan competitiva tarifa fue pegarnos un buen tour por Europa y parte de Oriente Medio, uno que incluyó paradas en Londres y Bahréin antes de pisar suelo qatarí. En este último caso fue tan técnica que no tuvimos ni que bajar del avión.


Aviso importante: conviene evitar una posible incidencia con la escala en Londres. El caso es que dos de mis compañeros de viaje no se percataron, en el momento de la reserva, de que en el trayecto de vuelta su vuelo desde Doha aterrizaba en el aeropuerto de Gatwick, mientras que la conexión hacia Madrid salía desde Heathrow (¡error!). Pudieron solucionarlo pues había margen de tiempo, aunque esto les reportó algunos dolores de cabeza y un coste extra, al tener que recurrir a un taxi para que les llevara de un aeropuerto a otro durante la escala (mientras yo les esperaba refugiada en Heathrow, cómodamente protegida de frío y nieve, con un café del Starbucks en la mano que me sabía a culpabilidad). 

En definitiva, ¡mejor ahorrarse las molestias!

Hombres en la playa de Doha

¿Nos compensó el precio respecto a la duración y escalas del vuelo? En nuestro caso, diría que sí. De haber viajado sola, no hubiera dudado ni un segundo en desembolsar más para así ganar en comodidad y rapidez. Sin ir más lejos, nuestra cuarta compañera de viaje, por motivos que no vienen al caso, pudo hacer el mismo trayecto pero en vuelo directo Madrid- Doha a bordo de Qatar Airways. Tardó solo 7 horas y llegó a destino como una rosa… Dicho esto, concluyo que, puesto que volaba en la compañía de dos buenos amigos, las horas y las escalas se tornaron parte de la aventura, ¡se llevaron con filosofía y risas!

Viajar con amigos a Doha

Más allá del tema de la escala que he comentado, no tuvimos ninguna incidencia destacable en ninguno de los vuelos operados por British Airways. De hecho, mención especial merece el personal a bordo del vuelo de ida, que desbordó entusiasmo, simpatía y atenciones con nosotros, ¡me los hubiera llevado puestos!

Así que, tras horas de vuelo de cuyo número prefiero no acordarme, por fin llegamos a nuestro destino, donde nos aguardaba nuestra amiga y anfitriona.

¡Arrancaba la esperada aventura en Qatar!