Etiquetas

Abu Dhabi (3) Acre (1) aeropuerto de Tel Aviv (1) África (1) Akko (2) alojamiento (22) Amelie (1) América del Norte (2) América del Sur (1) Amsterdam (1) arquitectura (1) Asia (2) Atenas (1) avión (1) Avis (1) Barcelona (2) Bélgica (2) Berlín (5) Bhutan (1) Bokor (1) Brasil (1) Brujas (1) brunch (1) Bruselas (10) Cádiz (2) Camboya (1) Cantabria (1) Chile (1) China (10) ciudades (32) ciudades creativas (20) compras (4) Cornualles (1) Cornwall (1) cosas (14) Cuba (4) cultura (8) Dar es Salaam (1) Doha (2) Emiratos Árabes (2) España (8) Estados Unidos (3) Estocolmo (1) Europa (11) formentera (7) Francia (2) Galicia (1) gastronomía (5) Gijón (5) Granada (3) Grecia (2) Haifa (1) Hawai (4) historia (1) Hong Kong (1) Iberia (1) India (1) Inglaterra (2) islas (1) Islas griegas (1) Israel (8) Italia (3) Japón (4) Jerusalén (2) Jordania (1) Kampot (1) Laos (3) le loir dans le théière (1) Leeds (1) Londres (2) Los Ángeles (1) Madrid (3) Málaga (1) Maldivas (1) Manhattan (1) Mar Muerto (2) Masada (2) Mascate (1) Me Gusta Volar (1) Méjico (1) México (1) Milán (1) monumentos (1) Moscú (6) motivos para viajar (2) Mozambique (1) Museo del Louvre (1) museos (5) Noruega (6) Nueva York (10) Omán (1) Oriente Medio (2) Oslo (1) París (6) Pekín (1) Perú (2) preparativos (1) Qatar (2) Reino Unido (2) restaurantes (1) Safed (3) San Diego (2) San Francisco (3) San Juan de Acre (1) sicilia (1) Siete maravillas del mundo moderno (1) Sol y playa (3) Suazilandia (1) Sudáfrica (4) Suecia (2) Sur de California (2) Tailandia (3) Tanzania (8) Tarragona (1) Tel Aviv (2) Toscana (1) transporte (4) trucos para ahorrar (1) Turismo Solidario (1) Turquía (1) US Airways (1) viajar (1) viajes (2) Viajes y cosas de los AMIGOS de M (6) Viena (1) visitas (1) volar (1) vuelos (3) Yemen (1) Zanzíbar (2) Zefat (1)

Alojamiento en la gran manzana

¿Dónde alojarse en Nueva York sin dejarse una pasta? 

Vistas desde mi habitación

Aprovechando que mi amiga Sheila me lo ha pedido, me he percatado de que ya es hora de ordenar mis notas y ponerlo todo por escrito. Así, de paso, desempolvo mis recuerdos.

Todo el mundo me había avisado que los hoteles en esa ciudad cuestan una pasta. Quemado el cartucho de ir a un Melià, donde tenemos precio especial, por la simple razón de que en esa ciudad no hay ninguno, me vino a la mente que mi otra amiga Sheila me había comentado su buena experiencia alquilando un apartamento a través de la página www.airbnb.com

Pues nada. Me di de alta curiosa y descubrí el maravilloso mundo de este portal donde puedes alquilar desde habitaciones en casas compartidas a viviendas para ti solo. Hippie o Piji. Tú eliges.

Lo mejor de esta web es su variada oferta, que puedes filtrar por zona (el mapa es muy útil), precio, etc. 

Lo peor es que hay tanta información que puede ser algo confuso. Además, si no conoces el destino es difícil intuir que zonas son las más adecuadas o céntricas, de manera que a) requerirá un poco de documentación previa o b) uno tiene que basarse en los comentarios y referencias de anteriores usuarios. 

Se trata de ir familiarizándose con la página, utilizar la opción que te permite marcar como favoritas aquellas ofertas que te parezcan interesantes y, básicamente, ¡no dormirse con el proceso de reserva! Si te gusta algo, hay que enviar un mail en seguida pidiendo disponibilidad.

NUESTRA OPCIÓN

Nos alojamos en la casa de Dorrito Malandrino. Sí, sí, ¡tal cual! Un artista bohemio dulce y frágil con el look total neoyorquino. ¡Fascinante!. Os lo presento:





¡Qué alegría, nos íbamos a Nueva York!


La ubicación era ideal, en pleno barrio de moda del sur de Manhattan: el Lower East Side.



Y de precio, ¡muy competitivo!

Un rincón del apartamento

MI BALANCE DE LA EXPERIENCIA

Esta fue mi valoración post viaje:

Our host was a real charm!. So nice and friendly! He made ​​everything extremely easy for us and helped us with all sorts of useful tips. He was not there during our stay but we could count on him for anything. We had lots of privacy and the roommate was very respectful and cool. The room was spacious, bed very comfortable and we got used to waking up with Chinese background music of those who did Tai Chi in the park opposite the apartment. A delight! So relaxing! We loved the area and the place is extremely well-connected. I missed only two things: more cleanliness, thinking of those who are somewhat squeamish and a little more room for keeping our stuff (clothes, etc) but we didn´t mind because of the artistic atmosphere of the house. We felt like at home. Thank you Ivan!

OTRAS OPCIONES

Confieso que Ivan (el auténtico nombre de Dorrito) no fue nuestra primera ni única opción. Otras ofertas que me gustaron y que tuvimos que descartar por falta de disponibilidad fueron (enlace en el nombre):

Lower Manhattan "Hideaway"El barrio no está lejos de donde nosotros nos quedamos y me lo recomendó mi amiga María Alvear.





CONCLUSIÓN

Sin duda, repetiría la experiencia reservando con www.airbnb.com. Conseguimos un alojamiento mucho más competitivo y personal que un hotel, eso sí, sin grandes lujos. 

¿Qué me gustó? Que, por unos días, nos sentimos como ciudadanos temporales en Nueva York.
Nuestra habitación

3 comentarios:

  1. Si una de esas Sheilas soy yo, me llena de mucho orgullo y satisfacción que me tengas en cuenta.
    Y lo mejor, que tu experiencia fue tan positiva.
    ¡Yo ya estoy deseando repetirlo!

    ResponderEliminar
  2. Genial, enhorabuena por tu dedicación, se nota que amas viajar; con tu blog das un empujoncito a que la gente no sea perezosa a la hora de hacer las maletas.

    ResponderEliminar

Si te ha gustado lo que has leído, por favor, ¡comenta! Me hace ilusión saber si hay alguien ahí y qué piensa. ¡Gracias!