Etiquetas

Abu Dhabi (3) Acre (1) aeropuerto de Tel Aviv (1) África (1) Akko (2) alojamiento (22) Amelie (1) América del Norte (2) América del Sur (1) Amsterdam (1) arquitectura (1) Asia (2) Atenas (1) avión (1) Avis (1) Barcelona (2) Bélgica (2) Berlín (5) Bhutan (1) Bokor (1) Brasil (1) Brujas (1) brunch (1) Bruselas (10) Cádiz (2) Camboya (1) Cantabria (1) Chile (1) China (10) ciudades (32) ciudades creativas (20) compras (4) Cornualles (1) Cornwall (1) cosas (14) Cuba (4) cultura (8) Dar es Salaam (1) Doha (2) Emiratos Árabes (2) España (8) Estados Unidos (3) Estocolmo (1) Europa (11) formentera (7) Francia (2) Galicia (1) gastronomía (5) Gijón (5) Granada (3) Grecia (2) Haifa (1) Hawai (4) historia (1) Hong Kong (1) Iberia (1) India (1) Inglaterra (2) islas (1) Islas griegas (1) Israel (8) Italia (3) Japón (4) Jerusalén (2) Jordania (1) Kampot (1) Laos (3) le loir dans le théière (1) Leeds (1) Londres (2) Los Ángeles (1) Madrid (3) Málaga (1) Maldivas (1) Manhattan (1) Mar Muerto (2) Masada (2) Mascate (1) Me Gusta Volar (1) Méjico (1) México (1) Milán (1) monumentos (1) Moscú (6) motivos para viajar (2) Mozambique (1) Museo del Louvre (1) museos (5) Noruega (6) Nueva York (10) Omán (1) Oriente Medio (2) Oslo (1) París (6) Pekín (1) Perú (2) preparativos (1) Qatar (2) Reino Unido (2) restaurantes (1) Safed (3) San Diego (2) San Francisco (3) San Juan de Acre (1) sicilia (1) Siete maravillas del mundo moderno (1) Sol y playa (3) Suazilandia (1) Sudáfrica (4) Suecia (2) Sur de California (2) Tailandia (3) Tanzania (8) Tarragona (1) Tel Aviv (2) Toscana (1) transporte (4) trucos para ahorrar (1) Turismo Solidario (1) Turquía (1) US Airways (1) viajar (1) viajes (2) Viajes y cosas de los AMIGOS de M (6) Viena (1) visitas (1) volar (1) vuelos (3) Yemen (1) Zanzíbar (2) Zefat (1)

París_2008





El hotel Ambassador tenía una ubicación privilegiada. Tras captar el buen olor de la recepción y las buenas medidas de la cama (tres almohadas para sólo una cabeza) degustamos una ración de fruits de mer deliciosa. Ostras y demás moluscos llenaron mi estómago ya entrada la madrugada. Cama, sueño y de nuevo París. Como Estocolmo, me ha tocado más la fibra en ésta última reciente visita. Con Sergio como anfitrión, el barrio de Le Marais me activó mentalmente y me incitó a echar fotos sin parar, a retratar todos esos rincones con encanto, esos árboles delicadamente emplazados y esos cafés acogedores. Descubrí mi Santa Catalina o mi Angel de la capital francesa, ese barrio bohemio en el que viviría encantada.


París, Estocolmo o Berlín... Ansío, creo, la sensación de libertad. De vivir unos meses una realidad diferente. El gusanillo está ahí. Lo noto. Y hacía mucho que estaba callado y no hurgaba. A veces resulta tentador hacer cosas radicales, llevarse al límite, enjuagarse la boca para quitarse el gusto a rutina. 

FICHA TÉCNICA

Alojamiento: Hotel Ambassador www.hotelambassador-paris.com
Estilo clásico y habitación espaciosa. Supongo que caro.
Ubicación céntrica (junto a la ópera)

Visitas de interés:
Barrio de Le Marais (cerca de la Bastilla/Place des Vosges/etc)
Cimetière du Père Lachaise (donde están enterrados Jim Morrison, Edith Piaf, Oscar Wilde, Modigliani, etc). Muy bonito. Enorme. Metro: Pere Lachaise.
Crucerito nocturno por el Sena en barco.

Donde comer: 
Au petit Riche (www.aupetitriche.com)
Muy recomendable
Caro (50 euros/cabeza. Vino incluido). Servicio espectacular. Un magret de pato exquisito, foie, etc. 

Rue Balzac (junto Campos Eliseos)
Caro (50 euros por cabeza con vino)
Decoración moderna, con clase y original.

La Taverne
www.taverne.com
Caro (50 euros cabeza, con vino)
Marisco (fruits de mer)



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado lo que has leído, por favor, ¡comenta! Me hace ilusión saber si hay alguien ahí y qué piensa. ¡Gracias!