Etiquetas

Abu Dhabi (3) Acre (1) aeropuerto de Tel Aviv (1) África (1) Akko (2) alojamiento (22) Amelie (1) América del Norte (2) América del Sur (1) Amsterdam (1) arquitectura (1) Asia (2) Atenas (1) avión (1) Avis (1) Barcelona (2) Bélgica (2) Berlín (5) Bhutan (1) Bokor (1) Brasil (1) Brujas (1) brunch (1) Bruselas (10) Cádiz (2) Camboya (1) Cantabria (1) Chile (1) China (10) ciudades (32) ciudades creativas (20) compras (4) Cornualles (1) Cornwall (1) cosas (14) Cuba (4) cultura (8) Dar es Salaam (1) Doha (2) Emiratos Árabes (2) España (8) Estados Unidos (3) Estocolmo (1) Europa (11) formentera (7) Francia (2) Galicia (1) gastronomía (5) Gijón (5) Granada (3) Grecia (2) Haifa (1) Hawai (4) historia (1) Hong Kong (1) Iberia (1) India (1) Inglaterra (2) islas (1) Islas griegas (1) Israel (8) Italia (3) Japón (4) Jerusalén (2) Jordania (1) Kampot (1) Laos (3) le loir dans le théière (1) Leeds (1) Londres (2) Los Ángeles (1) Madrid (3) Málaga (1) Maldivas (1) Manhattan (1) Mar Muerto (2) Masada (2) Mascate (1) Me Gusta Volar (1) Méjico (1) México (1) Milán (1) monumentos (1) Moscú (6) motivos para viajar (2) Mozambique (1) Museo del Louvre (1) museos (5) Noruega (6) Nueva York (10) Omán (1) Oriente Medio (2) Oslo (1) París (6) Pekín (1) Perú (2) preparativos (1) Qatar (2) Reino Unido (2) restaurantes (1) Safed (3) San Diego (2) San Francisco (3) San Juan de Acre (1) sicilia (1) Siete maravillas del mundo moderno (1) Sol y playa (3) Suazilandia (1) Sudáfrica (4) Suecia (2) Sur de California (2) Tailandia (3) Tanzania (8) Tarragona (1) Tel Aviv (2) Toscana (1) transporte (4) trucos para ahorrar (1) Turismo Solidario (1) Turquía (1) US Airways (1) viajar (1) viajes (2) Viajes y cosas de los AMIGOS de M (6) Viena (1) visitas (1) volar (1) vuelos (3) Yemen (1) Zanzíbar (2) Zefat (1)

Dar



Dar es Salaam no es un sitio bonito ni agradable.



Llegas al aeropuerto, pagas 50 dólares y obtienes tu visado. Sales al exterior y buscas una oficina de información para reservar un hotel (era de noche cuando aterrizamos y lo hacíamos en calidad de "homeless"...). Entonces es cuando empiezas a saborear los gustos de la cultura tanzana (desconozco si africana), sinónimo de una recurrente expresión: pole pole, es decir, poco a poco...Todo es pole pole...y más vale que no te desesperes porque tendrás doble trabajo :-)

Otro rasgo curioso es el siguiente: interrumpir las conversaciones se considera algo natural. Estás charlando con alguien cuando, para tu sorpresa, otro alguien se dirige a tu interlocutor y, como por arte de magia, roba totalmente su atención y entonces...entonces estás perdido. Tu tema pasa a ser irrelevante y la atención la copa el nuevo, el intruso. Bastante desesperante. Evidentemente, su concepto de cultura y educación es muy diferente al nuestro.

Un taxi nos llevó al hotel. Caos por las calles, más deterioridas que las de La Habana...Imponente. Gente por todas partes, cuerpos en las sombras. Al final pagamos una cantidad algo abusiva por ocupar una habitación en un noveno piso...sin ascensor :-) Ni mozo, evidentemente. En el primer piso del hotel, un restaurante con música ensordecedora...Muy colorista...Muy folclórico...Muy África.

Dormimos untadas en relec...El día siguiente sería eso, otro día...

Al despertar y correr las cortinas...se me cayó el alma a los pies, lo confieso. Yo, que intento ver la belleza en el detalle más ínfimo e insulso, no le pude ver el atractivo a eso...Gris...caótico...paisaje postnuclear...

Pasamos en Dar apenas unas horas...a las 12.30 cogíamos el ferry a Zanzíbar. Aunque conseguimos relajarnos y disfrutar de un refresco en una terracita, agradecimos dejar esa ciudad atrás. Nuestros caminos volverían a unirse justo al final del viaje. Pasaríamos una última noche ahí, por suerte en un hotel bastante más decente. Recorrimos sus calles, fuimos a mercados y conseguimos hacernos nuestro hueco en esa ciudad.

Dar es una parada obligada. No te pierdes nada si no vas pero, en caso de tener que recalar allí, también se puede llegar a disfrutar. La gente del hotel nos avisó de la inseguridad, sobretodo de noche. Tuvimos, de hecho, un breve pero intenso momento tenso. Un chico joven, algo bebido, se encaró con nosotras por no querer comprar su arte (unas pinturas que cargaba bajo el brazo). Se fue encendiendo por momentos hasta llegar a esputarnos "¿es por mi color de piel?". Fue el único detalle desagradable del viaje, el resto del trayecto nos sentimos tranquilas y seguras. Respecto al chico agresivo, la gente del bar intentó amonestarle hasta que optaron por avisarnos de que "más vale que nos largáramos YA"...Y así lo hicimos.

Eso es Dar...un buen sitio para comprar telas típicas (las kangas)...

Además, siempre recordaré esas películas de Bollywood en la pantalla de la recepción del ECONO LODGE.


FICHA TÉCNICA

Concord Hotel- no recomendable.
Econo Lodge: 35.000 shillings por una triple (AD). Limpio y correcto. Recomendable. Cerca del mercado de kariako (5 minutos a pie). econolodge@raha.com
Taxi aeropuerto- centro: 12.000 shillings.
Cerveza (Kilimanjaro, Safari, Serengeti): no pagar más de 2.500 shillings/unidad.
Kanga (tela típica): 3.100 shillings/pieza doble.

2 comentarios:

  1. Aquesta era una ciutat hermosa segons Roal Dahl. Ell la visità en el 39, i en el capítol "Simba" del llibre autobiogràfic "Going Solo" fa una descripció del seu pas abans de començar la seva aventura com a pilot de Hurricane.

    ResponderEliminar

Si te ha gustado lo que has leído, por favor, ¡comenta! Me hace ilusión saber si hay alguien ahí y qué piensa. ¡Gracias!